miércoles, 13 de abril de 2016

Hasta siempre, maestro



Con todo lo que he apreciado el tango de Piazzolla, del gordo Pichuco y de tantos otros grandes compositores e intérpretes, yo amé más que nada la música de este maestro que supo acercar ese toque sinfónico a la música de Buenos Aires.

Esa nostalgia inasible, ese llamado hacia el punto donde el amor, donde la existencia misma se fusionan con esa, su melodía eterna esparcida en tantas inolvidables canciones como estas












4 comentarios:

  1. Muy bien Daniel, alguien tenía que dedicarle una entrada a este expedicionario de la música.
    Y pensar que cuando era chico todos estos temas que ponía mi abuela "me aburrían". Hoy son parte fundamental de mi existencia.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo quise desde siempre, Frodo. De chico me asombraba esa expansión de "Frente al mar" y cobijaba mi niñez "La calesita". Y eso que mi viejo curtía otra onda; Di Sarli, Biagi, Pugliese...
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Una de las cosas que mas me llamo la atencion hacia Mores cuando era chico eran esas introducciones del piano como en taquito militar y el firulete.BRILLANTE!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro. Allí reside el toque maestro de su estilo.

      Eliminar