lunes, 23 de abril de 2012

Aquel "niño poeta"


El asunto es así. Uno era un pendex en los '70 y se asombraba de toda esa cosa nueva que sucedía al pop sesentoso. Lo que había sido englobado como "música progresiva".
Haberse encontrado de golpe con "Tarkus", "The dark side of the moon", "Close to the edge" y toda esa nueva música, increíble para la época, a los catorce/quince años era como haber penetrado en una nueva dimensión que desde aquí, no se puede precisamente dimensionar.

Acá en la Argentina procuraba recrearse algo de eso; con mucho talento algunas y escaso otras, pero sin mucha originalidad, descollaron bandas como Manal, evocando a Creaam. y aparecieron luego; Espíritu, parecida a Yes; Contraluz a Jethro; El Reloj a Purple... Y teníamos a los solistas, como León; nuestro Dylan. Roque, el ex Joven-Guardia y Litto, el ex Gatos: los nacionales & populares que más sobresalían. Porchetto y su mística religiosa, Moris y su épica urbana y éste... Miguel Abuelo... a qué correspondía este inclasificable intérprete de físico menudo?
Yo había escuchado de él aquel hermoso "Mariposas de madera..." y me decían que era primo tal vez de aquel Tanguito, creador de La Balsa... y de golpe me topo con que andaba por Francia y editaba un álbum raro, casi que sin tiempo y espacio. Acorde con su nombre: "Et nada".
Había en aquel entonces un programa radial que se llamaba "El tren fantasma", y que solía pasar sus canciones. Llamabas a la radio y al toque te atendía quien lo conducía y hablaba con vos como si fueras un amigo de años, dedicándote tiempo y explicaciones. Algo no visto jamás, ni antes ni después.
Tiempo después, uno de los sufíes que llevaba adelante la galería de arte Praxis, ahí en Recoleta, me diría que ellos lo habían financiado. Raro; tipos que hablaban de Dios y "el Todo"; bancando a un tipo que decía ésto en la letra del tema central del álbum:

 

Pero a mi, la canción que me gustaba de ese disco era ésta:



Y sucedió que luego del golpe fatal y oscurísimo de la dictadura, cuando ya empezaban a retornar algunos del exilio, apareció él. Y lo anunció la revista "Pan caliente" en tapa.
Un amigo que decía que era amigo de él nos comentó que habló con Miguel y que le dijo que retornaba armando una banda que iba a dar que hablar...
Y dio que hablar, por cierto.
De aquel primer álbum de los "Abuelos de la Nada" -nueva época- hubo uno que me pareció distinto. Y desde ya, es mi preferido. Y... que bien que sonaban!


Luego de Malvinas, la gente amasaba bronca y los pibes en los recitales cantaban contra los milicos, de todo menos lindo.
Lo que era embolante era ese viejo asunto de algunas barras con el: -"Tocá rocanroll, loco". Y esa tarde de sábado, se lo gritaban en el Club Ciudad a Los Abuelos. Que también tocaban rocanrol, pero, muy cuadrada cierta gente, no lo había advertido porque lo hacían de manera, digamos, refinada:


Miguel se había mudado cerca de casa, a veces me lo cruzaba; me pedía un cigarrillo y justo yo había dejado de fumar. No encontraba motivo entonces para cruzar algún intercambio; una conversa breve. Con algunos músicos me paré a hablar en ocasiones. Con Miguel, finalmente, nunca.
Pero su muerte me pegó mas que la de cualquier otro músico, por lejos.
La anunció Miguel Grinberg una tarde por radio con una expresión más que acertada, que quedó grabada por siempre en mi memoria para asociarla a lo que él fue, inevitablemente:
-"Ha muerto el niño poeta"...


.

4 comentarios:

  1. escuchar a miguel abuelo me da como una lastima de adentro,como si fuera algo que hay que cuidar y ya no se puede. Gracias por el post, es para la doce. ¿conoce el tema que le dedico calamaro,verdad? Miguel Abuelo no era un tipo facil, creo que se habia criado en un orfanato y el director se lo llevo, al Peralta, creo que su hermana tocaba folklore y estaba nutrido de esos ritmos, que se yo. La cancion de calamaro http://youtu.be/2d2or4nvVzo

    ResponderEliminar
  2. Que linda canción, Nilda, no la conocía. Gracias por traerla.
    Ah, de allí viene el apellido Peralta?
    El empezó cantando bagualas y se las trajo en la mochila a Buenos Aires donde se fue volcando a la gran movida del rock; muy subterráneo para aquella época.
    Y gracias a vos que me empujaste a hacer este post que tenía postergado, porque quería decir tantas cosas de él; y bueno, salió esto.

    ResponderEliminar