sábado, 2 de mayo de 2015

Al otro lado del Atlántico



Fue impactante en los '70, rompió con todo lo establecido. Lo llamaron rock sinfónico. Devenía de aquella transgresión que los críticos llamaron "progresiva", porque eso es lo que hacía; ir por más. Y al progreso le sumaron el sonido de aquellos nuevos instrumentos que simulaban verdaderas orquestas.
Hoy pareciera estar agotado, más que nada en creatividad.
Este último álbum que la gran banda de Neal.Morse grabara el pasado año, es de lo más prolijo, correcto y hasta tiene empuje. Eso es Transatlantic de hecho, pero creo en que el propio Morse -y es solo una opinión- ha sido más creativo en sus trabajos solistas.
Por eso, como todo lo que se hace aún dentro del estilo, trae por momentos reminiscencias. Y este disco tiene las del viejo Crimson y las del viejo Génesis, algo de Yes, y de Arena.
Pero tiene estilo. Es agradable y bien materializado. Se deja escuchar y algo más para aquellos que aman de verdad a esta banda.
Si es por influencias y después de todo, en que estilo musical no revelan en cierto momento los músicos, influencias de otros?
Si es por creatividad, personalmente la encuentro más hoy en día en el Indie. Pero no dejan de ser gustos, porque el viejo rock sinfónico me sigue gustando




2 comentarios:

  1. Interesante grupo. Buscándolo apareció otro homónimo, también interesante pero del palo del Acid Folk norteamericano. acá el link. https://www.youtube.com/watch?v=aPg-xCQH2Yo

    saludos.

    ResponderEliminar