martes, 4 de marzo de 2014

Una vuelta al rock simple



Cada vez que Mike Oldfield anuncia el lanzamiento de un nuevo álbum, nos toma la incertidumbre del; para donde pudo agarrar.
Porque ha tomado por tantos atajos disímiles que ha podido suponerse que su verdadero estilo, lejos de aquel que pensamos, solo pensamos, que habíamos asimilado en los '70 naufraga exactamente por donde se le viene en gana, y está bien, o por donde -varias veces ha ocurrido- lo ha llevado la moda -cosa que personalmente mucho que digamos no me gustó, no por prejuicio sino por resultados, específicamente. Mejores en los '80, eso sí; peores en los '90- Luego vuelve a las raíces folklóricas, luego vuelve sencillamente, como él suele decirlo, a su guitarra.
Como sea, es un grande Mike y ha tenido buen tino en elegir un cantante más que apropiado para este "Man on the rocks" en Luke Spiller.

-"No me propuse hacer un álbum, simplemente había cosas dentro de mí que quería expresar en forma de música; es una cuestión totalmente diferente. Tenía todas estas emociones embotelladas y realmente se trataba de eso. Supongo que es como abrir un grifo sin saber exactamente qué va a salir"

Declara Oldfield. Nada más exacto para definirse y definir ésta, su última obra.

Rock-pop sencillo, lindo, y bien hecho para abrir


Aquí, una pieza dramática al estilo del primer Crimson


Este es el tema que le da nombre al álbum


Y aquí los dos, en crudo y al aire libre


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada